Presentación

Las alarmas del monitor son esenciales para alertar a los profesionales sanitarios de los cambios en el estado del paciente. Sin embargo, las alarmas imprecisas o demasiado frecuentes pueden minar la calidad de la atención. Un número excesivo de alarmas puede aumentar la ansiedad del paciente y sus familiares, abrumar y estresar al personal médico e incluso provocar que las alarmas se silencien, desactiven o ignoren. Las tecnologías de gestión de alarmas de GE Healthcare mejoran la monitorización del paciente y la precisión de las alarmas, reducen la aparición de falsas alarmas y, al mismo tiempo, ayudan a garantizar que las alarmas suenen solo cuando sean importantes desde el punto de vista clínico. Las tecnologías incorporan sofisticados algoritmos de monitorización y herramientas para ayudar al personal médico a personalizar alarmas para determinados estados de paciente. 

  • El algoritmo de ECG multiderivación GE EK-Pro detecta arritmias con total fiabilidad y reduce las falsas alarmas.

  • GE ha desarrollado un sistema mejorado de detección de alarmas a través de fusiones de parámetros, como el algoritmo de software de GE Healthcare denominado Intellirate. Esta tecnología reduce las interrupciones innecesarias que recibe el personal clínico, mejora el flujo de trabajo de atención al cliente y reduce los riesgos asociados a la alta tasa de falsas alarmas; para ello, utiliza información contenida en múltiples señales fisiológicas (p. ej., ECG, presión sanguínea arterial y pulsioximetría) para determinar el origen de la frecuencia cardíaca con mayor probabilidad de exactitud e informa sobre la frecuencia más precisa.

  • Los monitores modulares CARESCAPE proporcionan una gestión de alarmas mejorada con amplias posibilidades de configuración y personalización, donde el usuario puede configurar los límites y prioridades de alarma como baja/media/alta o según la intensificación y pueden guardarse en perfiles de flujo de trabajo o pacientes específicos.’

  • La vista cama a cama con la función de visualización automática de alarmas (AVOA) presente en los monitores modulares CARESCAPE mejora la eficiencia del flujo de trabajo en cuanto a la gestión remota de alarmas de pacientes de una cama a otra con o sin una estación central.

  • Las alarmas, volúmenes de alarmas y límites de alarmas pueden configurarse de forma remota para mejorar el flujo de trabajo y lograr un entorno de atención al paciente más confortable a través del centro de información clínica CARESCAPE Clinical information Center Pro.

  • La solución de gestión de alarmas de paciente GE Ascom ayuda a garantizar que una notificación de alarma llegue a la persona correspondiente independientemente del lugar en el que se encuentre dentro del hospital, agilizando así la distribución de datos de paciente en tiempo real.

Overview

The ICU environment has a big impact on patient comfort and hence patient care outcomes. This includes all the aspects of the environment. 

An important aspect of the ICU environment is the alarm management since inaccurate and frequent alarms create a stressful environment for patients. 

Parameter excellence for clinically relevant alarm management 

GE proprietary parameters are innovated and developed together with clinicians to ensure clinically relevant patient data and alarms. GE EK-Pro arrhythmia algorithm uses four simultaneous ECG leads for analysis to help optimize correct event detection and minimize false alarms2). 

CARESCAPE Modular Monitors provide enhanced alarm management with wide alarm configurability and customization possibilities, where "Alarm limits", "Alarm priorities" from Low/Med/High to "Alarm Escalation" are user configurable and can be saved in work flow specific and patient specific profiles.  

In addition to providing algorithms and tools to give accurate physiological data and associated alarms GE has developed enhanced alarm detection through parameter fusions. This technology helps reducs needless clinician interruptions, improves patient care workflow, and reduces risks associated with high rate of false alarms by utilizing information contained in multiple physiologic signals (e.g. ECG, arterial blood pressure, and pulse oximetry) to determine which heart rate source has the highest likelihood of being accurate and reporting the most accurate rate.